COFRADEMANIA

martes, 22 de diciembre de 2009

Feliz Navidad desde el Consejo



No me resisto a felicitaros la Navidad a todos con esta preciosidad... La que nos recordó a todos que sí, que Jesús nace en breve... La que sonó en la Catedral gracias a la labor del Consejo y su Concierto de Navidad.

Feliz Navidad, de corazón.

martes, 15 de diciembre de 2009

Lo que no debe hacer un obispo


Carta publicada en el diario digital Ya el 15 de diciembre de 2009, publicada también por el blog La Cigüeña de la Torre. Y que yo, como el autor del citado blog, también suscribo. Porque hay cosas que no son de recibo, directamente. Hacer política desde una cátedra...
Ahí va el texto íntegro. Cada cual saque sus propias conclusiones. Yo, desde luego, he sacado la mía. Y hace tiempo además.

Mariana Fdez. de Prada Alfín.

"Soy una católica de la Archidócesis de Madrid y, por tanto, de nacionalidad española, la misma que Vuestra Eminencia, qué cosas. Me dirijo a Usted porque he tenido conocimiento, con profundo disgusto, de las repugnantes declaraciones de Vuestra Eminencia en que Usted pedía que en el nuevo Estatuto de Cataluña queden reconocidos los presuntos "derechos de Cataluña a su identidad nacional, manifestada en su realidad cultural e histórica", entre otras "lindezas". También conozco lo que ha publicado el semanario "Catalunya cristiana", dependiente de Su Arzobispado. Pues bien:

1. Como Su Eminencia, a poco que tenga un mínimo de cultura general, sabrá, es MENTIRA que Cataluña tenga identidad nacional ninguna, puesto que Cataluña jamás ha sido, ni es una nación. Quien afirma lo contrario, miente y Usted, Eminencia, MIENTE cuando habla de la identidad nacional catalana. Me tomo la libertad de recordar a Su Eminencia que mentir es pecado. Y mucho más, si, con ello, se pone en riesgo la pacífica convivencia entre los pueblos de España, como Usted está contribuyendo a hacer.

2. Su Eminencia no tiene ningún derecho a poner a la Iglesia Católica al servicio de los intereses del separatismo pseudo-catalán, que no son otros que robarle a España tres de sus regiones: Cataluña, Valencia y Baleares. Y, si se puede mangar también Aragón, mejor. Esto es así y, si Su Eminencia no lo sabía, cosa que dudo, ahora ya lo sabe.

3. Como Usted se supone que sabe, el Catecismo de la Iglesia Católica establece que el Cuarto Mandamiento de la Ley de Dios prescribe el amor a la Patria y la Patria de los catalanes no es otra que España. Se lo repito: La Patria de los catalanes no es otra que España y quien afirme otra cosa, miente. De modo que, con su conducta, Su Eminencia se está comportando como un TRAIDOR a la Patria. Y, a estos efectos, me trae sin cuidado que Usted lleve mitra y báculo. No tiene Usted ningún derecho a hacer lo que está haciendo. El separatismo pseudo-catalán fue una de las causas de la Guerra Civil española, así que bromas con este tema, ni media. Y mucho menos, si proceden de un Cardenal.

4. Aprovecho también para decirle a Su Eminencia que es una auténtica vergüenza que en Cataluña sea imposible oír Misa en español. El español es tan lengua de los catalanes como el catalán. Por cierto, Cataluña es, junto con Vascongadas, oh casualidad, la región más descristianizada de España, ¿Por qué será? Éste sí que es un asunto que le incumbe de lleno a Su Eminencia, mucho más que dedicarse a contribuir a la ruptura de la unidad nacional española.

Quiero que sepa que voy a escribir formalmente a la Santa Sede y a la Conferencia Episcopal denunciando la traicionera y abusiva forma de actuar de Su Eminencia. No sé si servirá de algo, pero es mi deber de católica española. Que la Iglesia esté siendo utilizada por algunos de sus miembros para destrozar España es intolerable. Dedíquese a recristianizar Cataluña, si es que puede, que eso es lo que le toca y deje en paz a España."

domingo, 6 de diciembre de 2009

Puente de la Purísima


Hemos conseguido recuperar el puente de la Purísima. Al menos eso parece en las corporaciones jerezanas, y lo celebro. Es un enorme motivo de orgullo que consigamos llamar a las cosas por su nombre, y no como pretenden desde otros altares que las llamemos. Inmaculada Concepción de María contra Constitución. Eso nos quieren vender... Y en esa trampa hemos caído más de una vez.
Porque una cosa no quita la otra, ni la empequeñece, ni la ensombrece. Ni la desprestigia. En esta nación que una vez estuvo gobernada por unos reyes que se apellidaban católicos, no veo el problema en recuperar el nombre que nunca debió perderse. Parece un sin sentido querer desvincularla de sus propias raíces históricas, aquellas que marcaron, para bien y para mal, la actualidad de esta patria que hoy da más problemas que alegrías.
Igual alguno aprovecha el puente de la Purísima incluso para quitar de los colegios los crucifijos, esos que han dañado de una manera irreversible la psicología de los chavales que han tenido que mirarlos con frialdad todos los días de su vida. Ese crucifijo tan peligroso, tan nocivo para la educación. Igual aprovechan para hacernos creer que sí, que han sido símbolo de tortura más que de perdón, de ofensa más que de redención. De odio, más que de amor.
Igual aprovechan ahora algunos para hacer todo esto. Y me parecería bien que lo hagan hoy, día de la Constitución. Pero que nos dejen a los cristianos también tranquilos el martes, cuando estemos celebrando, a nuestra manera, la festividad de la inmaculada concepción de María, esa que nos dice que la Madre de Dios fue concebida sin mancha, sin pecado, rescatándola de lo humano para acercarlo a lo divino. Que nos dejen tranquilos sintiéndonos protegidos por una Madre que estuvo al pie de la cruz cuando los Judas de la época, los que ahora posiblemente estén quitando a Dios de sus vidas, crucificaron al que sólo venía a salvarnos. Que nos dejen el martes, porque ellos, los que no creen en nada de esto, deben estar concentrados en su trabajo. Como estarán en Nochebuena... Porque no será fiesta para ellos...
(Artículo publicado en LA VOZ, el 06 de diciembre de 2009.)

Jerez hace presente a la Virgen en el puente de la Inmaculada

Las hermandades han entendido el mensaje lanzado desde el Obispado, y se han lanzado a celebrar la festividad de la Inmaculada. Que no dejen pasar una oportunidad de dar testimonio público de su fe. Ese fue el mensaje captado por las cofradías que fueron a la reunión con el obispo, y desde luego no ha tenido que pasar mucho tiempo para comenzar a ver los primeros resultados.
Aunque hay más cofradías, y sobre todo las parroquias, que realizarán cultos internos para celebrar la festividad de la Inmaculada Concepción de María, son las hermandades que pondrán sus imágenes titulares en la calle las que más protagonismo se llevarán en un fin de semana más cofrade que nunca.
Así, la hermandad de las Viñas es pionera desde hace muchos años en este tipo de rosarios con la dolorosa de la corporación, aunque este año han puesto especial atención para que nadie olvide que se han cumplido cincuenta años desde la fundación de la cofradía, y cinco desde que Juan del Río, entonces obispo de la diócesis, coronara canónicamente a la dolorosa en la Santa Iglesia Catedral.
Así, el próximo 8 de diciembre, a las ocho de la mañana, saldrá en Rosario de la Aurora la primera dolorosa coronada canónicamente en nuestra ciudad. Lo hará por las calles de su barrio, y a su regreso a la parroquia de las Viñas quedará expuesta en solemne besamanos durante toda la jornada. La cofradía celebrará además una Función solemne a las doce del mediodía en su honor, y a su término, Abraham San Honorio tendrá a su cargo la XIX Exaltación Poética a María Santísima de la Concepción Coronada.
Por otro lado, la hermandad de la Clemencia aprovecha esta festividad para que la feligresía conozca a María Santísima de Salud y Esperanza, y aunque eligen el formato vespertino para su rosario, la intención es la misma que la de la cofradía del Viernes Santo. Saldrá mañana lunes a las cinco de la tarde, y el recorrido será por las calles del Polígono.
Por último, la cofradía de Santa Marta también quiere tener un encuentro con su barrio conmemorando los cincuenta años de vida de la hermandad del Miércoles Santo, y será una buena oportunidad de descubrir a la dolorosa de Eslava, Penas y Lágrimas, que será la titular del Santo Rosario que tendrá lugar hoy, domingo, a partir de las ocho de la mañana.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 06 de diciembre de 2009. Foto: LA VOZ)

Bendecido el Belén de la Unión de Hermandades

El Belén que monta el Consejo Local de Hermandades y Cofradías de la ciudad ya se puede visitar en la sede de la Unión de Hermandades, sita en la calle Curtidores. El nacimiento, montado por el consejero Juan Mateos, de gran belleza, sirve como prolegómeno de la campaña de Navidad que realizará la Unión de Hermandades, y que tratará de buscar los mayores ingresos para los más desfavorecidos de la ciudad. De hecho, lo recaudado por la visita del Belén irá destinado íntegramente al presupuesto de Caridad que tiene asignado el Consejo que preside Manuel Muñoz Natera.
(Publicado en www.lavozcofrade.com)

Javier Soria toma posesión como hermano mayor del Prendimiento


Javier Soria ya puede considerarse a todos los efectos como hermano mayor de la cofradía del Miércoles Santo, puesto que el pasado viernes tomó posesión de su cargo en una Eucaristía celebrada en la capilla del Asilo de San José. A la misma, que estuvo presidida por el director espiritual y párroco de Santiago Pedro de la Herrán Incierte, y acompañada musicalmente por el coro de Capilla de San Pedro Nolasco, asisitieron la alcaldesa de nuestra ciudad Pilar Sánchez, el Delegado Diocesano de Hermandades y Cofradías, y el Presidente de la Unión de Hermandades, nuestro Hermano Mayor Honorario el Cuerpo Nacional de Policía, representantes vecinales y de otras Hermandades.
La Junta de Gobierno queda constituida con Javier Soria como hermano mayor, Manuel Fernández Sánchez como teniente, Carmelo Alvarez como mayordomo, Rafael Marín de secretario y Enrique Peña Martínez como tesorero. El resto de la Junta de Gobierno la componen Alonso Moreno Suárez, Rafael Muñoz López, Carmen Rodríguez Fernández, Antonio Gallardo Monje, Pablo Jiménez Haran, Daniel Gómez Jiménez, Juan Pedro Díaz López, Antonio Aguilera Pérez, Francisco Poyatos Campos y Manuel Martín Rodríguez.
(Publicado en www.lavozcofrade.com)

La Oración en el Huerto prepara la restauración de su imagen titular

Llegó la hora de despedirse, temporalmente, de la imagen de Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto, la titular de la cofradía del Jueves Santo. El Cabildo de Hermanos decidió hace escasas fechas la restauración de la imagen del Señor debido a los problemas estructurales y de fijación de policromía de la portentosa talla. Con esta decisión, la hermandad de la Oración en el Huerto se une a la larga lista de cofradías que han confiado en los servicios de este restaurador jerezano, y lo hace con la confianza de que en apenas dos meses la bendita imagen pueda estar de nuevo en el convento de Santo Domingo.
El informe del licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla fue concluyente, y hacía urgente la intervención en la imagen debido a la pérdida de policromía y a una peligrosa grieta en las extremidades inferiores que hacía peligrar la estabilidad de la talla, mucho más el Jueves Santo en el paso de misterio debido a las vibraciones que debía soportar en las arriás y levantás.
Por ello, la cofradía que preside José Manuel Medina Lechuga no ha querido esperar más tiempo, y el próximo martes expondrá al Señor de la Oración en el Huerto en besamanos extraordinario durante toda la mañana, hasta que a la una de la tarde tenga lugar la Eucaristía de despedida del Señor titular de la hermandad.
(Publicado en LA VOZ, el 6 de diciembre de 2009. Foto: LA VOZ)

miércoles, 25 de noviembre de 2009

www.lavozcofrade.com

No es que vaya a dejar de escribir aquí, en este espacio personal. Es que dentro de la nueva apuesta que LA VOZ hace por las cofradías, renace esta web, que ahora se llenará de manera diaria de contenidos, fotografías, videos, fichas de las hermandades...
Un buen lugar donde encontrar toda la actualidad de nuestra Semana Santa, con el respaldo del grupo Vocento y con la calidad de su tecnología. Ahora, aplicada a las cofradías.
Comienza a andar La Voz Cofrade en versión digital. Sin duda, una nuerva forma de ver las cofradías. Que lo disfruten...

jueves, 5 de noviembre de 2009

Lo que consigue la Soledad

En tiempos de crisis, la balanza de la caridad debe inclinarse más que las aportaciones que se den al patrimonio. Sin restar importancia a lo que las hermandades trabajan y pelean por conservar y engrandecer el patrimonio histórico y artístico de nuestra Semana Mayor, y por tanto, de nuestra Iglesia, el obispo de la ciudad quiso enfatizar en la importancia que tiene que seamos la propia Iglesia la que, en momentos de necesidad, estemos más que nunca cerca de los más necesitados, ayudándolos y auxiliándolos en la medida de nuestras posibilidades.
Lo hizo en el encuentro que tuvo ayer con las mesas de gobierno de las distintas hermandades de la campiña jerezana, ya que ha quedado para posteriores reuniones con la zona del litoral y de la sierra. Y lo consiguió gracias al tono sincero y cercano con el que se dirigió a los gobernantes de nuestras hermandades, que se fueron de allí con la sensación de que el obispo ha querido refrendar el trabajo que hasta el momento las corporaciones religiosas vienen realizando. Es curioso, porque si lo analizamos, lo que vino a hacer Mazuelos es recordarnos nuestras obligaciones, pedirnos mesura en la celebración de actos extraordinarios y presentarse de manera conjunta al movimiento cofrade de la ciudad.
Pero ese talante, esa cercanía, la agradecen, y mucho, las hermandades. La mano tendida, que alguna vez le escuché decir. Di lo que tengas que decir, pero con la mano siempre tendida. Y eso hizo ayer José Mazuelos. Que tenéis que hacer un manto, hacedlo. Una corona, la mejor. Pero no olvidéis a los más pobres, y tened comunión con vuestra Iglesia.
Insistió mucho el pastor en la necesidad de ser cautos para no convertir los extraordinario en ordinario. Se refería, es obvio, a las salidas extraordinarias y coronaciones canónicas, aunque alentó desde el principio a solicitarlas si era con una finalidad predeterminada y justificada. En fin, un primer contacto satisfactorio, creo que para ambas partes.
No convertir lo extraordinario en ordinario. Esa frase me quedó grabada en el corazón, y pensé en los excesos que a veces hacemos los cofrades. Y en lo poco que ponemos en la balanza de los más desfavorecidos, en la báscula de la caridad. Y sinceramente, creo que las hermandades están entendiendo el mensaje, que va calando poco a poco. Incluso el pastor dio una idea que alguna hermandad ya va poniendo en práctica, la de que sus más jóvenes visiten a los más ancianos de las cofradías, para que les cuenten la historia viva de su propia hermandad, mientras ellos, ya impedidos para ir por allí, se sienten acompañados.
Retos importantes, que se complementan con caravanas de solidaridad, con campañas de alimentos, con recogida de efectivo, con incremento de partidas presupuestarias para la Bolsa de Caridad de las cofradías... Retos que te dejan luego huellas imborrables, como el de aquel hermano que se presentó en casa de un vecino, supongo que viviría cerca de la Porvera, para pedir alimentos, con la sorpresa de que les abrió un niño la puerta, y temeroso de que sus padres le riñeran por dar algo a un desconocido, les dijo que no podía colaborar con nada de la casa porque sus padres no se encontraban en ese momento. Pero que si era para los más pobres de la Soledad, que él daba de lo que tuviera a mano...
En su mano llevaba un bocadillo, y poco más. No sé el nombre del niño. No sé su calle. No sé nada más de esta historia. Pero sí sé que si yo fuera el hermano de la Soledad que se lo encontró, le hubiera dado una estampa de la que ya es su Virgen, porque quien más dio, era quien menos tenía. O quien más, quién sabe... Porque tenía a la Soledad en su corazón.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 01 de noviembre de 2009. Foto: LA VOZ)

domingo, 18 de octubre de 2009

La Flagelación viaja a la Catedral en busca de su propio pasado


Es una de las historias más conocidas de la iconografía jerezana, quizá porque la de la Amargura es una de las cofradías más mediáticas de la ciudad. Desde su autoría hasta mediados del siglo pasado, la imagen del Señor Flagelado ocupó uno de los retablos de la Santa Iglesia Catedral, concretamente el que actualmente ocupa Nuestra Señora de Belén. Por tanto, lo que hoy ocurrirá no es otra cosa que el regreso a casa de la imagen de Jacome Baccaro, que regresa a la Catedral para presidir los cultos que la cofradía le va a dedicar con motivo de su 250 aniversario.
Empieza por tanto la semana más importante de la cofradía del Miércoles Santo, aquella en la que la imagen del Santísimo Cristo de la Flagelación ha de ir y volver desde la Santa Iglesia Catedral hasta la iglesia de los Descalzos. Si bien hoy lo que veremos será un sencillo traslado, pero con la categoría que nos tiene acostumbrados la cofradía que preside José Carlos Galán, el próximo sábado se vivirá uno de los días más intensos que se recuerden por la calle Medina, ya que el misterio completo, mandado por su capataz Francisco Yesa, será el que procesione desde el primer templo jerezano hasta la que actualmente es su sede canónica.
Una semana por tanto repleta de emociones que se complementa con las actividades formativas extraordinarias que está desarrollando la hermandad de la Amargura en el Casino Jerezano.
C orría el año 1749, y el Barroco vivía sus últimos esplendores. Por aquel entonces, un joven Jacome Baccaro, con apenas 25 años, trabajaba en su taller en la confección de un Señor Flagelado que presidiría un altar del primer templo de Jerez, ciudad donde estaba afincado pese a ser de origen genovés. Apenas comenzaba su vida profesional, que le llevaría a realizar otros encargos preferentemente para la provincia de Cádiz, pero sus habilidades ya estaban más que demostradas.
Por encargo del canónigo Gutiérrez de la Vega, el artista concluyó su obra en 1750. Se da la circunstancia de que este sacerdote era un erudito teólogo que sentía especial pasión por este momento de la Pasión de Cristo, y encargó al artista una talla que moviera a la devoción y al fervor popular, y la instaló en uno de los retablos de la seo jerezana. De hecho, en la propia columna, el artista dejó inscrita la siguiente inscripción: «Este Señor de la Columna lo hizo Don Jacome Baccaro, en el año de 1749, y lo costeó el Señor Don Francisco Gutiérrez de la Vega, canónigo de esta Colegial de Jerez».

No fue hasta la década de los cuarenta del Siglo XX cuando la hermandad de la Amargura se trasladó a la que hoy es su sede definitiva, la iglesia de los Descalzos, pese a que se fundó en el año 1928. Y cuando lo hizo se procedió a redactar un acta en el que se hizo constar que el Ilustrísimo Cabildo Colegial cedía a la Hermandad en calidad de depósito la imagen del Santísimo Cristo de la Columna. Este documento lo firmaron el Presidente del Cabildo Colegial Sebastián Jiménez Barba y el Prioste Presidente de la Cofradía Enrique del Pino y Balbotín.
Esta es la historia que está celebrando en la actualidad la cofradía de los Descalzos. 250 años de la autoría del Señor de la Flagelación. Un cuarto de milenio para una de las imágenes más mediáticas de toda nuestra Semana Santa, enmarcada en uno de los misterios más grandiosos de la Semana Mayor jerezana.
Acogidos a la normativa, y con permiso de la Delegación Diocesana de Hermandades y Cofradías, la hermandad planteó un sencillo pero intenso programa de actos para celebrar la efemérides, que tendrá su punto culminante el próximo sábado cuando la cofradía regrese desde la Catedral hasta su sede canónica.
La hermandad, con buen criterio, ha querido llevar a su imagen titular a la que fue su casa durante doscientos años, la Colegial jerezana, donde le serán aplicados unos cultos que se esperan multitudinarios. La hermandad ha dispuesto para hoy un solemne traslado de la Flagelación en el paso del Cristo de la Expiración, y que cogerá por Medina, Santísima Trinidad, Plaza de las Angustias, Corredera, Plaza Arenal, Plaza Monti, Manuel María González, De la Rosa, y Catedral. Está previsto que la corporación salga desde su casa de hermandad a las once y media de la mañana, y que llegue a la Catedral cerca de las dos y media de la tarde.
El triduo que la hermandad ha dispuesto dará comienzo el próximo miércoles, a partir de las ocho de la tarde, en la nave principal del templo catedralicio. El viernes será el último día del triduo, y dará paso al día siguiente a la jornada grande que la hermandad del Miércoles Santo lleva meses soñando con ilusión. Será el sábado el momento de disfrutar del solemne Pontifical presidido y celebrado por el prelado de la ciudad, monseñor Mazuelos, que dará comienzo a la una de la tarde.
Una vez concluido el pontifical, llegarán los últimos retoques, las últimas prisas y carreras, puesto que está previsto que a las seis de la tarde se abran las puertas de la Catedral jerezana y comience el regreso del Señor de la Flagelación hasta la calle Medina, para lo que la hermandad ya contará con el paso de misterio al completo y con el acompañamiento musical de la Banda de Cornetas y Tambores San Juan Evangelista. Y como siempre, la hermandad de la Amargura ha conseguido impresionar a propios y a extraños gracias al recorrido de vuelta, que les llevará por De la Rosa, Manuel María González, Pozuelo, Letrados, plaza de la Asunción, Consistorio, plaza del Arenal, Caballeros, San Pablo, San Miguel, plaza San Miguel, Barja, Pedro Alonso, plaza de las Angustias, Higueras, Medina, Arboledilla, San Francisco de Paula, María Antonia de Jesús Tirado, Diego Gómez Salido, Plaza Virgen de la Amargura, y Medina.
Una semana para sentirse amargurista por tanto, y para recordar los azules que cada Miércoles Santo se adueñan de la calle Medina.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 18 de octubre de 2009. Fotos: Cristóbal y LA VOZ)

Yo también defiendo la vida

No es un tema cofrade, porque no nos ha interesado hacerlo. Somos capillitas, preferentemente preocupados por marchas, flores y convivencias, pero que tenemos la maldita costumbre de dejar pasar los trenes buenos, los que nos llevan seguro más lejos y de manera más rápida. No es un tema cofrade, te decía, pero me interesa. Te interesa. Sé que sí, por mucho que te empeñes en negarlo de manera sistemática.
En Madrid ayer hubo una concentración pacífica contra el aborto, o mejor dicho, en defensa de la vida. Hasta allí se fueron parte del Consejo y un hermano mayor en representación de las hermandades de Jerez, algo que considero innecesario a todas luces aunque políticamente correcto. Innecesario, porque ha quedado demostrado una vez más el escaso compromiso de las hermandades con toda la realidad social que las rodea.
En una sociedad en crisis evidente, nos hemos limitado a enviar condolencias a los afectados con emotivas y no dudo que sinceras notas de prensa, pero no hemos movido un mísero dedo para ayudar de manera real y solidaria a los afectados. No puedo creerme lo escasamente enraizadas que están nuestras corporaciones en el tejido social de Jerez.
Cierran Vicasa, y miles de notas de prensa. Multitud de adhesiones. ¿Adhesiones a qué? ¿Al sufrimiento? ¿Al dolor? ¿Esas son todas nuestras posibilidades? ¿No hay un cofrade en la plantilla de Vicasa, no los había en la de Delphi? ¿No podemos las hermandades ayudar en nada más a nuestros hermanos, a nuestros ciudadanos, que remitiendo una carta o enviándolos a Cáritas cuando la solución es ya imposible?
Un gobierno quiere implantar un asesinato de un ser vivo, así, dicho con todas sus letras, y nuestra única respuesta es una ridícula representación, y lo digo por el número, conste, en Madrid en una concentración a la que asistieron un millón de personas... ¿Y aquí, en nuestros hospitales? ¿Dónde está el apoyo psicológico a las mujeres que han decidido abortar, ese compromiso cristiano al que nuestro prelado se ha referido en tantas ocasiones? ¿Qué hacen hermandades que tienen en sus títulos y advocaciones algún elemento que las vincule con el nacimiento de Cristo? ¿Dónde quedan las sacramentales, por Dios?
Nos hemos limitado a poner "Sí a la Vida" en las cartas que mandamos a los hermanos, cuando nuestro trabajo de campo está en el propio tejido social de Jerez. No puedo comprender que hayamos convertido nuestras casas de hermandad en fantásticos museos, que hayamos inhabilitado a nuestros diputados de caridad y formación, arrinconándolos en la solidaridad mezquina de las partidas presupuestarias destinadas a los más desfavorecidos.
Es el momento de decir que estamos aquí. Es el momento claro de defender lo que parece que a todos les importa bien poco, las vidas humanas. Es la propia sociedad la que nos está poniendo a prueba, y tengo la certeza de que por ahora, nuestras corporaciones están suspendiendo, y con muy mala nota, este examen. Ha llegado la hora de acudir a Bertemati reclamando protagonismo a la hora de defender los valores cristianos de una ciudad que se ha olvidado de sus propias raíces históricas. Tenemos la obligación moral de ponernos a disposición de nuestro obispo para lo que nos solicite, cueste lo que cueste.
Yo también defiendo la vida, desde aquí, desde las teclas de mi ordenador, desde mi compromiso cristiano en mi parroquia, desde el silencio de mi túnica de nazareno, detrás de la corbata negra que manda en los costaleros. Defiendo la vida como el don más preciado que nos dieron. Defiendo el derecho a nacer de todo ser humano sin excepción, sin reglas que te marquen que un día sí vales, y al día siguiente eres un delito. Defiendo las minusvalías físicas como la mejor oportunidad de demostrar amor. Y defiendo todo esto, porque soy cristiano y cofrade. Que ya es hora de que lo digamos a boca llena.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 18 de octubre de 2009. Foto: LA VOZ)

domingo, 11 de octubre de 2009

Mi Carrera Oficial

El debate está en la calle, y me apetece entrar. No porque piense que los hermanos mayores han votado una Carrera Oficial mirando la chequera antes que el bien común, la estética, la seguridad o cualquier otro elemento vertebrador que ustedes quieran. Me apetece entrar en el debate porque creo que proponiendo posturas diferentes es como se puede llegar a un buen acuerdo. Y puedo asegurarles que la mía es una visión radicalmente distinta de Carrera Oficial que la que tenemos ahora mismo.
No me gusta la que hay, esa es la verdad. Entiendo la Carrera Oficial como el tramo que todas las cofradías deben ocupar antes de llegar a la Catedral para dotar de cierto orden y concierto a la Semana Mayor, por lo que habría que escoger un sitio concéntrico para la gran mayoría de cofradías de la ciudad. No creo que ese punto sea el monumento de los caballos que existe en la plaza del Mamelón, que es donde realmente empieza la Carrera Oficial de este Jerez bendito. No dejen que les engañen, diciéndoles que la Carrera Oficial no se ha modificado porque no ha variado el palquillo de Toma de Hora, como comentó Natera en una de esas afirmaciones que hace que se te quede una cara de imbécil singular cuando las escuchas.
Ahí comienza la Carrera Oficial porque todas las cofradías deben pasar obligatoriamente por ahí para poder salvar los más de cien palcos que se colocaron antes del Palacio Domecq. Si ya me parecía una barbaridad ir hasta ese punto de la geografía jerezana, imaginen cuando me enteré, hace ya algunos años, que tendríamos que dar la vuelta por Eguiluz para poder alcanzar el principio de la Carrera Oficial, o en su defecto, coger por la calle San Juan de Dios, dando un rodeo absurdo e innecesario por la Porvera.
Hicimos un monumento a las cofradías que sí servía de punto de partida para la gran mayoría de cofradías, y teníamos una plaza de la Asunción inutilizada, pero estéticamente inmejorable para mostrar al resto del mundo, gracias a la televisión, la Semana Santa de nuestra ciudad. Que para eso también esta la Carrera Oficial, claro. Para que se vean nuestras hermandades, una detrás de otra, en otros lugares del mundo o a quien no puede verla en directo por los motivos que sean.
Así que esa es la Carrera Oficial en la que creo, la que va desde el monumento a las cofradías, pasa por la casa de todos los jerezanos, el Ayuntamiento, coge por una mejor utilizada y valorada plaza de la Asunción y busca el Palacio Bertemati, que es hoy encima Casa de la Iglesia. Adecentaría los accesos a la Catedral y subiría por Cruces. Así olvidaría esa última parte de la Carrera Oficial actual que tan bien nos vendieron, la que nos lleva desde la plaza Monti hasta el monumento a Juan Pablo II, de ingrato recuerdo para cuantos pasamos por allí.
El problema, claro está, estaría en los palcos, pero eso es un problema heredado, que reconozco de difícil solución. Nunca habría ampliado la Carrera Oficial así, así que en este mundo ideal que ahora mismo estoy trazando no tendría este problema. En cualquier caso, si hiciéramos un estudio serio sobre la ocupación de los palcos, y la identidad de quien lo hace, estoy absolutamente convencido de que nos llevaríamos alguna que otra sorpresa. Pero estoy esperanzado de que se podrían reubicar la gran mayoría entre la plaza del Arroyo, la ya nombrada plaza de la Asunción, y las calles Consistorio y José Luis Diez, amén de aprovechar al máximo la plaza del Arenal.
Todo esto lo pienso sin la atadura de cobrar mil euros más o menos, que parece que es absolutamente necesario para algunos. Lástima...
(Artículo publicado en LA VOZ, el 11 de octubre de 2009. Foto: LA VOZ)

Los Judíos estudia restaurar el manto del Desconsuelo

No debe esperar más. Ese es el planteamiento en la hermandad de los Judíos de San Mateo, que han visto el progresivo deterioro del manto de Nuestra Señora del Desconsuelo en los último años. Desde hace más de una década, la hermandad del Martes Santo ha expresado su preocupación por el estado de conservación de una de sus piezas más emblemáticas, el magnífico manto de Rodríguez Ojeda. Por ello, y antes de someter a Cabildo de hermanos la votación sobre la posible restauración del manto, la Junta de Gobierno de la cofradía tuvo a principios de semana una primera toma de contacto con algunos hermanos destacados de la cofradía, a los que consultó sobre su participación e interés en la ejecución de los trabajos que serán necesarios en la restauración del portentoso manto de Nuestra Señora del Desconsuelo, uno de los más valiosos de nuestra Semana Santa.
José Manuel Rodríguez Ojeda realizó, en oro fino, los bordados tanto del techo de palio, como de las caídas y del manto de la hermandad del Martes Santo. En concreto, el manto del Desconsuelo se estrenó el 16 de abril de 1905, aunque no se realizó para esta cofradía jerezana. Rodríguez Ojeda realizó esta composición para la hermandad de la Amargura de Sevilla, que lo vendió veinte años después a la cofradía que actualmente preside Angel Bocarando.
El precio cobrado por el taller de Rodríguez Ojeda ascendió a 17000 pesetas, aunque la hermandad de San Mateo pagó por él, dos décadas después, cerca de 20000 pesetas, una cifra altísima para la época. El valor del manto de Nuestra Señora del Desconsuelo radica en su originalidad, ya que es el primero que realiza este autor con estos motivos geométricos y de diseño, y que sirvieron de base para posteriores pasos de palio que realizó el mismo artista. Esta innovación se ve claramente en una de las principales características de los mantos posteriores a esta época, que no es otra que la simetría de los bordados. El eje simétrico se marca en la raya imaginaria que une la embocadura del manto hasta la parte central de la cola. Caracolillos, rosas de pasión y una gran variedad de tipos de punto y elementos se abren paso a ambos lados de la calle central del manto, que se consolida como el eje visual del mismo.

Innovador



Sin duda, una de los motivos más llamativos de esta significativa pieza está en ese eje central, con unas flores que oscilan con suavidad flotando sobre el manto, en un golpe de genio del artista que revolucionó a principios de siglo la estética de la Semana Santa sevillana, y por tanto, la andaluza. Una pieza de primer nivel, por tanto, que ya fue restaurada por Carrasquilla a principios de la década de los ochenta, y que se plantea ahora la posibilidad de tener que ser restaurada de nuevo.
En el aire, el nombre de los bordadores a los que se ha pedido presupuesto, aunque tratándose de una pieza de primerísimo nivel, no cabe duda que los nombres de siempre estarán en la mesa que decida la posible restauración. Así, Santa Bárbara, Paleteiro o Jesús Rosado son las garantías actuales cuando se habla de restauraciones a nivel regional, y Fernando Calderón e Ildefonso Jiménez son las alternativas locales. De hecho, este último acaba de terminar un trabajo similar al restaurar otro manto de Rodríguez Ojeda, el de la hermandad del Santo Crucifijo, y limpió las caídas del palio del Desconsuelo al principio de esta década.
Pues la hermandad del Martes Santo ha decidido que es el momento de restaurar esta joya de nuestro patrimonio, tanto que incluso tienen prácticamente decidido que el manto no procesione más hasta que se ejecute su intervención, que califican de urgente necesidad debido al estado preocupante de la pieza. De hecho, una de las alternativas sería hacer un manto nuevo, copia del actual, aunque esta alternativa ha sido descartada con rotundidad por la Junta de Gobierno, que prefiere recuperar el esplendor del manto que en su día ideara el genio de Juan Manuel Rodríguez Ojeda.

Podría no salir más

Aunque la hermandad mantiene una postura hermética, y es reacia a hacer cualquier tipo de declaración, la reunión del pasado lunes en la casa de hermandad de la plaza de San Mateo es una prueba palpable de que la preocupación es evidente en la Junta de Gobierno que actualmente preside la cofradía. No han trascendido los nombres de los bordadores a los que se ha pedido presupuesto, aunque se cuenta con un cofrade de reconocido prestigio como Enrique Soler para asesorar a la Junta de Gobierno en las labores previas a la restauración del manto de Nuestra Señora del Desconsuelo. Sí se tiene claro que la hermandad no bordará una nueva pieza, sino que quiere restaurar la que actualmente luce cada Martes Santo la dolorosa. De hecho, la del lunes fue la primera toma de contacto de la hermandad de manera pública, ya que hasta ahora las consultas habían sido privadas. La reunión la presidió el director espiritual, y en ella la Junta de Gobierno solicitó la colaboración de todos, ya que calificó el estado de conservación del manto como preocupante. Tanto como para no salir más hasta que se ejecute su restauración.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 11 de octubre de 2009. Fotografía: Esteban)

lunes, 5 de octubre de 2009

José Antonio Domínguez : «Miramos al hermano como un relleno, y así nos va»

José Antonio Domínguez Mateos es licenciado en Historia, y uno de los jóvenes llamados a cambiar el futuro de las cofradías por su preparación y compromiso. Y además, ve las cofradías desde dentro, gracias a su puesto de responsabilidad en la hermandad de la Cena. Todo un lujo poder escucharle con tranquilidad.
–Es usted uno de los mejores analistas de la realidad que rodea a las cofradías. ¿Es la formación el principal problema que ve usted?
–Es difícil precisar si es el principal, pero sin duda es de los que más importancia tienen. Sin una formación rica en lo espiritual y en lo cultural, nuestra capacidad de reacción ante el conjunto global de problemas que aquejan a las cofradías es nula.
–¿Dónde cree que radican otros problemas, cuáles son los principales escollos que encuentran las cofradías para progresar?
–El principal escollo somos nosotros mismos. Necesitamos racionalizar nuestra situación, responder reflexivamente a determinadas preguntas sobre nuestra existencia, nuestro presente y nuestro futuro, y sin formación esas preguntas quedan irremediablemente sin respuestas. O, aun peor, mal respondidas.
–¿Cree necesario conocer la propia historia de las cofradías para poder conseguir un futuro mejor para ellas?
–Es necesario conocer la Historia para poder comprender el presente y afrontar el futuro, en cualquier ámbito de la vida. Las cofradías no deberían obviar esta premisa.
–Religión y política… ¡Difícil mezcla! ¿Dónde están los límites de cada uno? ¿Quién traspasa más las líneas, los políticos, o los cofrades?
–En la Historia encontramos interesantes antecedentes que nos muestran que esa mezcla, por desagradable que nos pueda parecer a algunos, ha sido una constante desde hace siglos, por lo que la mezcla no es todo lo difícil que sería deseable. En cuanto a los límites, supongo que están nítidamente delimitados en la conciencia y la dignidad de cada uno. Otra cosa es el respeto que se tengan a sí mismos aquellos que franqueen ese límite con frecuencia y alevosía.
–¿Cree usted que los cofrades tenemos gran parte de culpa del respeto que hemos perdido en la sociedad actual?
–Sin duda. Esa mala imagen que nos hemos labrado los cofrades es fruto de nuestra desorientación, nuestro desconocimiento, nuestra ignorancia. No hemos sabido ocupar el sitio que nos corresponde, porque ni siquiera somos capaces de delimitarlo y considerarlo en su justa medida.
–¿Los problemas de las cofradías son ajenos a los de la Iglesia española, o tienen una misma raíz?
–Las cofradías tienen una doble naturaleza: una religiosa, que fundamenta su existencia; y otra civil, materializada en su vertiente folklórica e institucional. Por tanto, sus problemas son los mismos que los de la Iglesia actual, de la que forma parte, y también los mismos de la sociedad civil, de la que también es miembro articulador. Y de propina, por si fuera poco, los cofrades sabemos fabricar nuestra propia problemática interna y original, made in capillita.
–¿Cómo valoraría la actuación de las Juntas de Gobierno ante los problemas que plantea la sociedad actual?
–Sería injusto emitir una opinión generalizada, puesto que no conozco a la mayoría de ellas. En cualquier caso, siendo buena o mala su reacción ante los problemas actuales, la responsabilidad no es patrimonio exclusivo de ellas, sino de cada cofrade a nivel personal. El reto es de todos.
–¿Cómo calificaría al Pleno de hermanos mayores? ¿Qué nota le pondría? ¿Y al Consejo?
–El Pleno lo forman hermanos mayores elegidos por los cabildos que nos engloban a todos y el Consejo es elegido por esos representantes que hemos elegido previamente. El enjuiciamiento debe incluir por tanto a todos los cofrades, y no a ellos exclusivamente. En cualquier caso, nota baja para todos.
– ¿La jerarquía eclesiástica debería valorar más a las cofradías como elemento vertebrador de la religión actual?
–La jerarquía eclesiástica la valora, sin duda. Otra cosa es que las cofradías sepan o quieran estar a la altura de esa valoración.
–¿Hasta qué punto es importante la dirección espiritual en una hermandad?
–Es fundamental, sin lugar a dudas. Lástima que los cofrades no terminemos de descubrir la importancia de las cosas espirituales, salvo cuando toca salvar las apariencias. Y lástima, cómo no, que muchos curas no sepan o no quieran complicarse la vida despertando esa necesidad en los cofrades; que si bien a veces resulta imposible, no deja de ser una obligación suya siquiera el intentarlo.
–¿Cuál es el secreto de las nuevas hermandades, como el Soberano Poder, para atraer a la gente a las iglesias?
–Respondo únicamente por la del Soberano Poder, porque es la realidad que conozco de primera mano. Allí no hay más secreto que una sincera vocación de servicio a los hermanos. Importan las personas, sus necesidades, su maduración, su vida. Y la Hermandad sabe acompañar a las personas a lo largo de su existencia, desde la juventud – donde destacan extraordinariamente – a la edad adulta. Es el modelo perfecto de las cofradías del siglo XXI. Se podría escribir un libro de pastoral cofrade citando ejemplos de la hermandad del Soberano.
–¿Por qué no tienen ese tirón las cofradías más antiguas?
–No tienen esa capacidad de actualización a nivel institucional – luego, a nivel personal, todos presumimos de ultramodernos –. Seguimos mirando al hermano como un relleno para los bancos durante los cultos y para las filas durante la procesión. Y así nos va.
–¿Qué cambiaría de nuestras cofradías, y qué dejaría sin tocar?
–Cambiaría todo aquello que nos lastra para ser lo que deberíamos: ignorancia, tradicionalismo irracional, ese espíritu diminuto detrás de ostentosos terciopelos y bordados, esas ganas de obtener en las cofradías el reconocimiento social que no se obtiene fuera de ellas. Conservaría, ante todo, el oficio de la costalería. Cierto es que soluciona poco, pero alivia mucho a quienes nos sentimos llamados a él.
–Ha hablado mil veces de una sociedad en crisis en numerosas conferencias… ¿Estamos en crisis, o somos crisis?
–Los problemas que más nos afectan haciéndonos percibir esa sensación de crisis tienen una naturaleza estructural; están en nuestra forma de entender las cofradías (o quizá en nuestra forma de no entenderlas). Por lo tanto, el origen de la crisis está en nosotros mismos.
(Entrevista publicada en LA VOZ, el 04 de octubre de 2009)

domingo, 4 de octubre de 2009

El millón de la Macarena

Hace poco recibí en mi casa el último boletín de la hermandad de la Macarena. Reconozco que es uno de los que más me gustan, tanto por diseño como por contenido. En él tienen cabida todos los hermanos que quieran mandar sus artículos, y se desglosa la vida de la hermandad en los últimos meses, los que abarquen la publicación desde el último boletín hasta el que te llega a las manos, así como las próximas actividades de la hermandad de la Madrugá sevillana. Es el único contacto que tengo con mi hermandad de la Macarena, puesto que no me llega una carta de la hermandad en todo el año. Nada, ni una comunicación, ni un mensaje navideño. Nada. Los hermanos de la Macarena tenemos el boletín, y con eso nos conformamos.
Y nos conformamos porque está realmente bien hecho. Suele haber un artículo de Carlos Colón, pregonero de la Semana Santa de la capital hispalense, que leo con profundidad, ya que se trata de una de las voces más consolidadas para hablar de la Semana Santa sevillana. Habla de la Macarena que no conocemos, la que no vemos, la que igual ni siquiera sepamos que existe. Pero justo al lado puede haber un artículo del hermano número 11564. No hay problema, somos doce mil. Así lo dice con orgullo su membrete.
Pues lo revisaba el otro día con auténtica curiosidad, mientras me preguntaba por qué en Jerez somos tan pocos los que recibimos los boletines de la hermandad, y por qué son tan similares los que se publican. Hay excepciones como todo. Me gusta mucho el de la Borriquita, por ejemplo. Un auténtico ejemplo de diseño y de contenidos, y un lujo para informase de lo que ocurre por la calle Porvera. Que al fin y al cabo, de eso se trata. Un boletín no deja de ser una manera más de comunicarse con los hermanos, de decirles que la hermandad sigue viva, de que vean sus fotos los que viven la hermandad a diario. Un boletín de una hermandad es una ventana abierta donde todos tienen cabida, ni más ni menos.
Pues me sorprendió el último número, la verdad. Boletín de despedidas, ya que su actual hermano mayor cumple ocho años al frente de la corporación, la publicación se dedicaba a relatar la memoria de lo que habían hecho todos los grupos de la hermandad. Los jóvenes, la mayordomía, las cuentas, la labor social, la acogida a niños bielorrusos, los cultos, las conferencias... Todo perfecto, así como el mayor despliegue ante la inminente salida del Rosario a finales de este mes.
Pero navegando entre sus páginas me encontré con una noticia sorprendente. El Estado debe indemnizar a la Macarena con algo más de un millón de euros. Un millón de euros, prometidos en tiempos de Aznar, que el gobierno socialista de Zapatero quiso negar a la cofradía de la Madrugá sevillana. Más de ciento cincuenta millones de pesetas que ven ahora la luz, gracias a la lapidaria frase del hermano mayor, que pronunciara hace bastantes años cuando se le negó la subvención. «No hay de qué preocuparse, la Macarena no tiene prisa».
Y sí que era verdad, no tenía prisa. Y años después, la hermandad ve recompensado su esfuerzo, y recibe en sus arcas gracias a una sentencia más de un millón de euros, que completan las subvenciones recibidas de Urbanismo sevillano y de otras asociaciones. En total, algo más de dos millones de euros. Mientras, el museo se esta terminando de rehabilitar, se han estrenado faldones, se ha restaurado gran parte del patrimonio... Y me pregunté dos cosas. Primero, que por qué ellos no se avergonzaban de recibir dinero. Y segundo, que cómo habían conseguido no dejar parada la hermandad. La respuesta... Es que es Sevilla. Es que es la Macarena. Y cerré el boletín orgulloso de ser macareno.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 4 de octubre de 2009. Foto: Emilio Morenatti)

domingo, 27 de septiembre de 2009

De la Merced por un segundo

Hace ya demasiados años, una madre caminaba cansada por la calle Merced. En sus manos, un carrito de niño, con su hijo más pequeño descansando de manera plácida en él, sin saber lo que la vida le depararía en un futuro. Agarrados al carrito, sus otros dos hijos, peleando como siempre, discutiendo ignorantes de lo que hacían. Eran niños, y así se comportaban. Caminaban despacio, como quien necesita una inyección de sol para continuar, capturando cada aroma que la brisa traía mientras se dirigían a la Patrona.
No era una familia normal, no era una familia al uso. Diversos problemas, supongo que no distintos del de cualquier familia, atenazaban a la madre, dejándola siempre en una constante intranquilidad. ¿Qué será de mis hijos cuando yo no esté? ¿Quién cuidará de ellos? ¿Dónde encontrarán el cariño que hoy yo les doy cuando falte? Ya les digo, problemas que imagino serán similares a otros, sentimientos que todo padre alguna vez habrá tenido.
Por delante, una calle con nombre de Señora, y una Basílica lejana del centro, un paseo agradable, una sensación de nostalgia contenida. Recuerdo como si fuera ayer a esa familia entrando por la puerta de la Iglesia, bien aconsejados por su madre, en silencio. La admiración del mediano por las iglesias y las imágenes ya estaba latente, ya se percibía en él. Siempre pedía a su madre que le llevara a ver las procesiones, aunque fuera un minuto, aunque fuera en la puerta del Banesto.
Y siempre la madre le regalaba ese minuto que le robaba a su hermano, quizá sin saber que con esos pequeños detalles estaba cambiando la vida de sus hijos. Minutos que luego se recordarían toda una vida. Minutos que son hoy horas de melancolía.
Gustaba esa madre de acercar a los niños a las imágenes. Apenas trece años la mayor, quizá algo más de diez el mediano, dos años menos el que iba en el maldito carrito. Ella, cerca de cincuenta, cansada, se sentó en un banco de la Basílica. E imagino que pediría por todo aquello que preocupa a una madre. Por la educación de sus hijos, por su bienestar. Por las constantes peleas entre ellos. Por una salud para la enfermedad del tercero. Pediría por el siempre necesario dinero, y cómo no, porque no faltara el trabajo en la casa. Pediría por su madre y su padre, enfermos en sus habitaciones. Pediría por los suyos, y nada para ella.
Nada distinto a lo que haría cualquier madre... Con cuidado, agarró al pequeño en sus brazos, y sus otros dos pequeños enfilaron la puerta del retablo que da acceso al camarín de la Merced. Es negra, soltó el mediano, de nuevo, desafiante. Es negra... Un reproche de la madre, una disculpa entornada en los ojos del retoño, y unas escaleras interminables antes de ver a la Virgen. Le llamaba la atención todo, desde el contraste del manto blanco con su tez morena, hasta la cantidad de joyas que llevaba. Le gustó cómo abrazaba a su hijo en brazos, lo mismo que él veía cada tarde en su casa. Le gustó la medio sonrisa de la Merced.
Y antes de irse, una frase de una familia entera agarrada a un manto. Una súplica que seguro hoy repite ese niño cada vez que le vean tocar y besar un manto. Guárdame a mí y a los míos bajo tu manto. Repite bien, hijo. Guárdame siempre a mí y a los míos bajo tu manto. La fe del pobre, el gesto manido que rompe bordados y terciopelos, pero que ese niño, imagino que ya un hombre, seguro que repite en cada dolorosa que ve.
Tengo la estampa de esa madre, con sus tres hijos, bajando la calle Merced, grabada a fuego en mi corazón. Y siempre que me preguntan que por qué soy de la Merced, les digo que lo soy por un segundo. Por un instante. Por una madre, por un gesto que cambió para siempre mi percepción de lo que era una Virgen. La Merced no es otra cosa que una madre para cuando no la tengas. Y una esperanza de poder enfilar algún día, ahora llevando tú de la mano a tus tres hijos, la calle Merced para encontrarte de frente con Ella. Para pedirle que siempre, te guarde a ti, y sobre todo a los tuyos, bajo su manto.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 27 de septiembre de 2009. Foto: Esteban)

La hora de Agustín Pina


Presentar a Agustín Pina es innecesario, puesto que es uno de los más prestigiosos restauradores que trabajan en nuestra ciudad, y fuera de ella. De sus manos han salido las ejecuciones de tallas tan importantes como Jesús Nazareno o el Traspaso, así como más recientemente el Señor de las Penas, de los Judíos de San Mateo. Todos estos trabajos son el mejor aval, el mejor currículum que puede presentar este licenciado jerezano, que asumirá en breve la restauración de Jesús orando en el Huerto, ya que así lo han decidido los hermanos de la corporación del Jueves Santo en Cabildo.
Y no es un capricho del candidato Medina Lechuga, ni una decisión precipitada de su Junta de Gobierno. Cuando encargaron el estudio de la imagen a Agustín Pina ya tenían la sensación de que la imagen de Vasallo no se encontraba en su mejor estado de conservación, pero el estudio realizado, con radiografías incluso, ha sido demoledor.
Aunque la mayor parte de las deficiencias de conservación que la obra presenta pueden ser calificadas como leves, existe una que dada su trascendencia sobre la posible estabilidad de la obra hace que la intervención sobre la misma resulte ineludible y urgente.
Dicha deficiencia no es otra que la fractura existente en la pierna izquierda en sentido transversal justo sobre la flexión de la rodilla. El origen de dicha fractura debemos buscarlo en una manipulación indebida de la imagen durante la colocación de los ropajes con los que se viste.
Para permitir la colocación de la túnica es preciso liberar la unión entre los brazos y las manos, para salvar así la unión entre estas últimas y la peña. Esta operación necesita de soltar la pieza que se fija a las rodillas, para, levantando toda la imagen, extraer estos espárragos del hueco y así poder desplazarla hacia atrás y abrir el mencionado hueco.
Realizar el movimiento mencionado resulta laborioso y requiere de la participación de varias personas. Estas complicaciones hacen que normalmente se consiguiese extraer la espiga de los brazos tirando desde la espalda del Cristo, realizando un movimiento de palanca, que tras ejercer presión sobre las piernas y pies de manera reiterada ha terminado por quebrar la pierna izquierda, la más atrasada y por tanto la que más presión ha ido soportando.
No obstante, siendo este el problema más grave de cuantos afectan a la imagen, no es el único que interesa al soporte. En la peña que sirve de apoyo, y que tiene igualmente especial importancia para la estabilidad de la imagen, se pueden apreciar diversas grietas, producto de la apertura de los diversos ensambles.
Y por último, la pérdida de policromía es total en zonas tan visibles como las manos, aunque también se registran suciedades en el pelo y en la cara. Tres meses serán necesarios para que Agustín devuelva a la impactante escultura de la Oración en el Huerto a su estado original, y la hermandad ya prepara con esmero los actos de despedida de la imagen de Vasallo.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 27 de septiembre de 2009. Foto: Juan Carlos Corchado)

La Defensión celebra 50 años en el Convento

Parece que fue ayer. Los actos que la hermandad de la Defensión dispuso para la celebración del 50 aniversario de la cofradía fueron de tanta calidad, y la procesión tan extraordinaria, que los tenemos frescos en la memoria. Y a ese mismo nivel quiere estar la cofradía del Martes Santo para conmemorar que llevan junto a los padres Capuchinos 50 años, casi toda la vida de la propia cofradía.
La hermandad ha querido unificar los cultos ordinarios a San Francisco de Asís, que se celebran a primeros de octubre, con los actos extraordinarios que van a llevar a cabo en los próximos meses. Como es costumbre por la calle Sevilla, será un conjunto de actividades formativas y de culto que conseguirán dotar del esplendor y grandeza que la ocasión requiere a este intenso programa de actos que dará comienzo el 2 de octubre
Ese día tendrá lugar el primer día del triduo a San Francisco de Asís, dando comienzo a las ocho y media de la tarde. El último día del triduo, que coincide con la festividad a San Francisco, tendrá lugar a las doce y media de la mañana una eucaristía predicada por sacerdotes de la orden en el Convento Capuchino, y durante el transcurso de la misma se hará entrega por parte de la Hermandad del título de “Hermano Honorario” a la Orden Capuchina
El seis de octubre, a las cinco y media tendrá lugar en el monasterio de la Cartuja una misa solemne en honor a San Bruno, que será presidida por Lorenzo Morant Pons, capellán de la Cartuja.
Tras estas actividades plenamente cultuales, darán comienzo las charlas y ponencias formativas. El ocho de octubre tendrá lugar en la casa de hermandad una mesa redonda que intentará aclarar la evolución propia de la cofradía durante sus cincuenta años de existencia, y a la que acudirán los hermanos mayores fundacionales de la cofradía, así como el director espiritual de la misma y el actual guardián del Convento.
No será la única actividad que organice la hermandad del Martes Santo, ya que está prevista para el 26 de octubre la presentación de un libro que recoge los cincuenta años de historia de la hermandad, en la Academia de San Dionisio a las ocho y media de la tarde.
La hermandad ha diseñado también un ambicioso programa de cultos para finales de octubre, gracias al traslado de la imagen del Santísimo Cristo de la Defensión a la Iglesia del Colegio de la Compañía de María. El reparto de papeletas de sitio tendrá lugar los días 5, 6 y 7 de octubre en la casa de hermandad de siete a nueve de la noche. El traslado de ida tendría lugar el 22 de octubre a partir de las 20.30h, y volvería la sagrada imagen al convento Capuchino a las nueve de la noche del día siguiente.
El 23 de octubre por la mañana el Santísimo Cristo de la Defensión estará expuesto en solemne besapies en la Compañía de María, y a las ocho de la tarde, previo al traslado de regreso de la hermandad a su sede canónica, tendrá lugar una Eucaristía de Acción de Gracias.
Y por si esto no fuera poco, la hermandad celebrará el próximo 30 de octubre a las ocho y media de la tarde una misa estacional presidida por el obispo, y una posterior cena benéfica destinada a la obra social de la hermandad en Los Apóstoles.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 27 de septiembre de 2009. Foto: LA VOZ)

José Manuel Medina Lechuga: "Afronto con ilusión y entrega los fines de la hermandad"

Gracias a que presenta desde hace años el programa cofrade de una radio local, es una de las voces más conocidas y respetadas del mundo de las cofradías. Quizá por eso, José Manuel Medina Lechuga vuelve a presentarse al cargo de hermano mayor de la hermandad de la Oración en el Huerto tras cuatro intensos años de trabajo al frente de la misma.
–¿Tras cuatro años al frente de la cofradía, cuáles son los motivos que le impulsan a volver a presentarse a hermano mayor?
–En verdad es el grueso de la Junta de Gobierno la que hemos decidido comenzar una nueva era. El compromiso y el sentido de servicio son, básicamente, las razones que nos han impulsado, no sin meditarlo, a presentarnos de nuevo. Es más, creemos, que no podíamos dejar inacabada esa labor que iniciamos hace ahora cuatro años y ahora que conocemos nuestras limitaciones y con la experiencia acumulada, la afrontaremos con mayor ímpetu. No pretendemos una línea continuista, ni dejarnos llevar por ser ésta la única candidatura sino todo lo contrario, afrontaremos un nuevo reto, el del compromiso ineludible con la Hermandad.
–¿Cuáles han sido los principales objetivos de su anterior legislatura? ¿Se cumplieron?
–En cierta manera sí. Nuestro primordial objetivo fue, como lo es ahora, potenciar la vida de hermandad. Dispusimos de actividades muy diversas y a tal fin, desde las cotidianas, convocamos actividades culturales, nos acordamos de los mayores, reflotamos el grupo joven. Pero como decía, queda camino por recorrer en este aspecto, máxime en estos tiempos difíciles que nos toca vivir. En la labor social, se creó la bolsa de Caridad del Dulce Nombre de Jesús, expresamente destinada a niños necesitados y como no, se trabajó, no sin muchos esfuerzos, con el enriquecimiento de nuestro patrimonio y del altar de insignias. Se ha adecentado nuestra sede. Hemos cuidado de nuestros Cultos con predicadores que le hicieron honor... Muchas cosas, es cierto.
–¿Qué se propone ahora, que retos tiene por delante la nueva Junta de Gobierno de la Oración en el huerto si los hermanos la votan?
–Como comentaba, la unión de todos nuestros hermanos en la vida de la hermandad debe ser el primordial proyecto. Ese será nuestro empeño, integrando cuantos más hermanos, mejor en la vida de hermandad. Para ello, proponemos la creación de adjuntos a la junta y un Consejo consultivo. Todo ello desemboca en una hermandad más viva y con proyección de futuro. A partir de ahí podemos conseguir muchas cosas. Continuar con la mejora del patrimonio, cuidar con esmero la solemnidad de nuestros Cultos y la salida Procesional. En definitiva, afrontar con ilusión y entrega los fines de la Hermandad.
–¿Como abogado en ejercicio que es, cree que se podría flexibilizar este tipo de normativa, o la ve usted adecuada a los tiempos que corren?
–Claro que sí, no ya flexibilizar la normativa, sino estudiar su reforma. Es difícil, siendo reciente su aprobación, y más cuando hay muchas hermandades a las que aún no se les han aprobado sus Estatutos. Existen aspectos trasnochados y sin sentido, para nada acorde a los tiempos. Creo que en muchos aspectos no es una normativa práctica.
–¿Hacer una buena normativa de régimen interno de la hermandad, amén de las reglas aprobadas en el obispado, puede ser una buena solución para los problemas internos de las cofradías de hoy en día?
–Evidentemente, luego está que te las aprueben. Nosotros la presentamos hace meses y aún no esta sancionada desde el Obispado. Creo que es primordial regularnos por reglamentos que vengan a copar las lagunas existentes.
- Compartir sede con la hermandad del Rocío, ser una hermandad céntrica, depender de los padres dominicos para la visita a los titulares… ¿Es la sede canónica de Santo Domingo más un problema o una bendición?
–Es una bendición y a los Padres le estamos profundamente agradecidos. La Comunidad nos abrió su casa sin concesiones hace ya 70 años, formamos parte de ellos, somos una familia, en todos los sentidos. Tenemos nuestra propia capilla en la iglesia, con acceso directo, que más podemos pedir.
–Hablando de sede propia… Hubo un planteamiento de casa de hermandad para el Huerto. ¿Qué quedó de aquello? Es realmente necesaria para la vida diaria de la Oración en el huerto o para la conservación de su patrimonio?
–Eran otros tiempos en los que en la «visita de rigor» salía el tema. Nunca fue una prioridad ni hubo planteamiento serio, ni la pedimos tampoco. En verdad no necesitamos mucho más, quizás un poco más espacio, pero estamos muy confortables en nuestra casa de hermandad. El espacio no va en la mayoría de las veces en sintonía con la real necesidad, como tampoco tiene por que hacer más grande a la hermandad.
–Dentro de las restauraciones que actualmente se están acometiendo, ¿la del paso de salida es una prioridad?
–Si te refieres al misterio, no a medio o corto plazo. Vamos a dedicarnos en estos cuatro años al mantenimiento y mejorar del patrimonio de la Hermandad, con prioridad, la restauración de todas nuestras Sagradas Imágenes Titulares. Hay que continuar con el enriquecimiento del Altar de Insignias, acometer la restauración de la peana y las caídas del palio, eso a vote de pronto. Luego vendrá el manto de la Señora de Confortación, pero esto, como el paso de misterio, lo vemos más como un proyecto que nos va a llevar tiempo, quizás para el 75 aniversario, allá por el 2016.
–¿Por qué su hermandad cambia tan pocos elementos estéticos en la calle? Mismos capataces, mismas bandas salvo catástrofe… ¿Es un sello de la cofradía la continuidad, o se notará la mano de la nueva Junta de Gobierno en la cofradía?
–Por la sencilla razón de que estamos empeñados en asentarnos en un sello y estilo propio. Es difícil, hay que definirse hasta encontrarlo y asentarlo. Por ahora no habrá cambios drásticos pues no hay pie para ello.
–Supongo que su reelección en el cargo seguirá sin afectar a su puesto como periodista cofrade… Usted es un ejemplo a la hora de hablar de respeto entre ambas responsabilidades, y confidencialidad de los contenidos. Explique sus líneas de actuación.
–En los medios cofrades estoy desde mucho antes de ser hermano mayor, y siempre he sabido diferencia ambas tareas, como seguiré haciendo, lo demás sería como atentar contra cualquiera de los principios de una y otra responsabilidad. Estoy al servicio de uno y otro no para servirme de ello.
(Entrevista publicada en LA VOZ, el 27 de septiembre de 2009. Foto: Cristóbal)

viernes, 25 de septiembre de 2009

La devoción de una ciudad

Pasarán los años. Pasarán los políticos, también los ángeles mercedarios - qué suerte tiene Jerez con ustedes, Felipe e Ismael - que ahora mismo la custodian. Pasará su capataz, Martín Gómez. Pasaremos todos, sin duda, pero siempre quedará Ella. Ella, como Patrona y Reina de una ciudad que la adora, que la siente como propia, que se lanza a las calles cada 24 de septiembre para acompañarla durante las tres horas que dura su recorrido. Nuestra Señora de la Merced recordó a todos ayer el por qué de su adjetivo, coronada. Coronada por un pueblo, coronada por su fuerte devoción.
Esa es la principal característica de una procesión que en menos de una década ha conseguido convertirse en un prodigio de tradición, de medidas certeras, de decisiones acertadas. Poco queda ya, nada en el fondo salvo Ella, de aquellas procesiones interminables, con megáfono atronando unos diostesalves que nadie acertaba a rezar por repetidos e innecesarios. Hoy, los Ave María, salen de los balcones al paso acompasado de Nuestra Señora de la Merced, gracias al ímprobo trabajo de una cuadrilla de costaleros que jamás será valorada en su justa medida.
Hoy, las oraciones se dejan para un final espléndido, con una plaza de la Merced rebosante gracias a la temprana hora en la que el pregonero entona sus primeros romances desde el balcón de los padres mercedarios. Hoy todo ha cambiado, y prácticamente no hemos sabido apreciarlo.
Y la culpa, como cada año, la tienen dos ángeles mercedarios, más otro que se nos fue. La cercanía que hoy desprende Nuestra Señora de la Merced nunca sabremos agradecérsela al padre Felipe, que ha luchado contra viento y marea para que la Basílica de la Merced sea la casa de todos. De todos sin excepción. Y si a eso le unimos la sencillez y la preparación de su acompañante, el padre Ismael Maroto, que en breve no tendrá fechas en el calendario para poder predicar cultos de nuestras hermandades, tenemos la solución a una ecuación de difícil solución en otros lugares. Sí, se puede ser cofrade siendo sacerdote. Sí, se puede dejar trabajar a la gente que sabe. Sí, se puede demostrar que se quiere a la Virgen acercándola a los demás.
Pues con estas realidades a flor de piel por la procesión de ayer, es de ley reconocer los méritos de un pueblo que una vez más se volcó con su Patrona. Como se volcó su prelado, José Mazuelos, en el que era el primer contacto serio, si es que alguno no lo es, con la Reina de la Merced, tras el ascenso del Xerez Deportivo. Asistió,presidió y predicó el solemne Pontifical que se celebró en la Basílica a las once de la mañana, donde la alcaldesa, Pilar Sánchez, renovó el voto que tiene la ciudad con su Patrona. Y si intensa fue esa Eucaristía, no lo fue menos la que a la una de la tarde quisieron dedicarle, en señal de acción de gracias, los costaleros a su Virgen de la Merced, con una iglesia repleta y con los sentimientos y nervios palpables a escasas horas de la salida.
La Cruz de Guía esperaba ansiosa a las seis y media de la tarde a que el paso de Nuestra Señora de la Merced se ubicara en su sitio definitivo, y la dirección de cofradía sacó la cofradía de manera brillante de la Basílica recuperando la calle Merced, tantos años perdida a causa de las obras de rehabilitación de Santiago. Se terminó por fin el exilio por la calle Muro, que afeaba notablemente el recorrido, y las hermandades de penitencia y sacramentales, que asistieron puntualmente a la cita, pudieron cumplimentar el capítulo de sus reglas que les invita a asistir corporativamente a la procesión de la Patrona de la ciudad.
Siempre con cierto adelanto sobre la hora prevista, el paso comandado por Martín Gómez ganaba metros sin reparos, demostrando una vez más que ni las marchas, ni los costaleros, ni las bullas, ni las calles estrechas... Lo que hace que una cofradía no ande es la ineptitud de sus dirigentes. Lo que consigue aburrir hasta a las piedras es la lentitud forzada de muchas hermandades, a las que bien les vendría adecuar el ritmo como lo hace la propia Patrona de la ciudad, a la que muchos incluso recriminan el poco tiempo que está ya en la calle. No en vano, y pese a que el recorrido fue similiar al de años anteriores, la vuelta por la calle Merced fue una auténtica fiesta, con las aceras pobladas de un pueblo que espera con ansia cada 24 de septiembre.
Y para finalizar, y como siempre, el fervorín. Ese momento mágico donde la Virgen de la Merced se para, y el reloj se detiene. Ese instante que nos ha deparado recuerdos antológicos de poesía y prosa, y que siempre nos recordará al padre Jesús. Era su momento, y lo seguirá siendo. Así lo entendió el romance de Oscar Torres, que supo hacer un fervorín distinto a los demás. Un fervorín social y comprometido, a la par que jerezano y elegante, que gustó y mucho como colofón a una procesión que ya se ha convertido, pese a su juventud en algunas formas, en un ejemplo a seguir por otras muchas.
Una procesión que ha significado el reencuentro de la Patrona con su Jerez. Una procesión necesaria para que la Merced, que no vive en el centro, compruebe con sus propios ojos que sí, que Jerez siempre la estará esperando.

El recorrido, un auténtico laberinto

Una alarmante ratonera. Un peligro que procesiones tan grandes, de tanta afluencia de público, pasen por lugares así. Sin duda, ese era el comentario generalizado cuando la procesión salía de la plaza de la Merced, ya que le esperaba algunas zonas de dificil acceso de la ciudad debido a las numerosas obras que está sufriendo el casco histórico. Si por un lado la felicidad era grande por recuperar la calle Merced, la preocupación era evidente por no poder pasar por San Marcos debido a las obras que actualmente se están ejecutando en la céntrica plaza jerezana.
Sin duda, la pericia y el buen hacer de la dirección de cofradía facilitó el tránsito del cortejo por esta complicada zona, pese a los previsibles cortes que pudieran producirse al comprimir de tal manera uno de los cortejos más numerosos y anárquicos de nuestras procesiones.
Salvo ese momento, la Merced repitió el mismo itinerario que el año pasado, y que ya se ha formalizado en nuestra ciudad, que le lleva en un primer momento por calles amplias donde poder admirar el maravilloso cortejo y el transitar de la Virgen, y donde se puede congregar el mayor número de público gracias a las amplias aceras que poseen tanto la calle Ancha como la Porvera.
Pero sin duda, cuando anocheció llegaron los momentos más cofrades, los de mayor gusto estético, ya que la cofradía enfiló calles tan propicias para la oración como la Tornería, Francos o plaza San Marcos, mucho más recogidas que las calles anteriores y con mayor gusto cofradiero.
Así que una procesión, como cada año, con matices, con sabores y aromas diferentes en función de la hora y del sitio, lo que no hace otra cosa que engrandecer más si cabe la procesión de la Patrona de la ciudad.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 25 de septiembre de 2009.)

El fervorín de Oscar Torres llenó la plaza de la Merced de devoción

Ya no es tan tarde como hace algunos años, y la gente lo agradece. El buen ritmo de la procesión de la Virgen de la Merced consigue que cuando el reloj apenas marca las diez de la noche ya está la Patrona en su calle, lo que conlleva que los fieles entiendan el fervorín como uno de los momentos mágicos de la noche, y no como un tedio incuestionable antes de que se recoja la Virgen. Si a eso añadimos el buen tino que tienen los padres mercedarios para escoger oradores constrastados y cofrades, pues el plato tiene todos los ingredientes preparados para salir apetecible.
Y fue mucho más que eso, porque Oscar Torres, que fue el elegido por los padres mercedarios y que si sigue a este ritmo no tardaremos en ver en las tablas del Villamarta, ofreció un fervorín brillante y vibrante, que aportó como novedad el pregón social, cada vez más consolidado en los atriles.
Porque no se limitó el pregonero en contarnos lo guapa que está la Virgen, aunque también lo hizo. No se contentó Torres Barba con explicarnos que la Merced y Jerez van unidos de la mano desde hace siglos, aunque también lo hizo. No se limitó a decirle guapa a la Señora, aunque vaya si lo hizo. Su fervorín, cargado de intensidad, fue un grito al cielo contra las injusticias que se cometen en nuestra ciudad, y un alegato contra los últimos ataques que está sufriendo la iglesia católica.
Así, y al igual que hiciera el padre Felipe en su carta a la Patrona en la misa de la Descensión, el aborto, la retirada de crucifijos y otros temas de alto interés en la sociedad actual fueron tocados de forma maestra por el orador, que se ganó el respeto y el aplauso del numeroso público que allí se congregó.
Un acierto el de los responsables de la elección, y una consagración evidente la de Oscar Torres, que sin pretenderlo, convirtió el balcón de la calle Merced en un improvisado Villamarta.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 25 de septiembre de 2009. Foto: Miguel Angel Castaño)

domingo, 20 de septiembre de 2009

Hoy sale la Virgen de las Angustias

Nuestra Señora de las Angustias continúa siendo el centro del mes de septiembre, al menos hasta que salga el próximo jueves la Patrona de la ciudad. Tras los actos que han tenido lugar en la Capilla del Humilladero en estas semanas, hoy tiene lugar el Rosario de la Aurora con la bendita imagen del Domingo de Ramos por las calles del barrio de San Miguel.
Atrás quedaron los cultos que la hermandad le ha dedicado por la festividad de los Dolores de Nuestra Señora, así como el extraordinario besamanos de presentación de la imagen tras la restauración de la empresa Ressur, de Francisco García Brenes y Francisco Bazán. Atrás quedaros los meses de espera, desde la pasada Semana Santa, cuando la dolorosa tuvo que abandonar su camarín para ser restaurada en la Sala de Juntas de la cofradía.
Ya esta aquí, y será hoy cuando salga en su tradicional Rosario de la Aurora por las calles de la ciudad. Será a partir de las ocho y cuarto de la mañana y la corporación cogerá por Plaza de Las Angustias, Molineros, Sol, Plazuela del Señor de la Sentencia, Pañuelo de la Yedra, Campana, Granados y plaza de las Angustas, donde llegará a partir de las diez de la mañana. Un intenso Rosario de la Aurora que tendrá su mejor momento en el tradicional encuentro con la Esperanza de la Yedra en la Plazuela.
Artículo publicado en LA VOZ, el 20 de septiembre de 2009. Foto: Cristóbal)

El aniversario de la Flagelación


La Hermandad de la Amargura anda estos días perfilando los últimos detalles de la salida procesional de su imagen titular, así como de las conferencias que tendrán lugar para conmemorar los 250 años de la autoría del Señor Flagelado, obra de Jácome Baccaro. Tras el cabildo de la semana pasada, los cofrades del Miércoles Santo son ya conscientes de la magnitud de los actos que tendrán lugar en el primer templo jerezano, así como de las conferencias que se harán para profundizar en la imponente imagen que reside en la parroquia de los Descalzos.
Así, se han querido traer a conferenciantes de privilegio y prestigio para una efeméride tan importante, e ilustres como Sánchez Dalp o Eduardo del Rey Tirado serán conferenciantes de lujo para los cofrades de la Amargura de la calle Medina. Está previsto que el correspondiente ciclo de conferencias dé comienzo el primero de octubre, en una cita con el comendador de la Basílica de la Merced, Fray Felipe Ortuno Marchante, quien fuera pregonero de la Semana Santa jerezana en el año 2006.
Las conferencias tendrían lugar en el salón de actos del Casino Jerezano, en lugar de en la Casa de Hermandad de la Amargura. Esta experiencia ya la puso en práctica, y con un notable éxito, la Hermandad de la Defensión, y la cofradía de la Amargura ha creído conveniente repetir el formato para la ocasión.
La segunda de las conferencias tendrá lugar el 15 de octubre, y la tendrá a su cargo Manuel Bustos Rodríguez, que es catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Cádiz y, también, presidente de la Real Academia Hispanoamericana de la capital de la provincia. El investigador José Jácome, estudioso de la obra de Jácome Baccaro, tendrá a su cargo la tercera ponencia el 29 de octubre, e Ignacio Sánchez Dalp, pregonero de la Semana Santa sevillana del año 2006, cerrará este ciclo el próximo 26 de noviembre.
Para terminar, será el 12 de noviembre cuando Eduardo del Rey Tirado, quien fuera pregonero de la Semana Santa sevillana, tenga a su cargo un acto eucarístico en la Iglesia de los Descalzos.
La salida procesional del Flagelado
Será el 24 de octubre cuando el misterio completo de la Flagelación salga a la calle en procesión extraordinaria. Antes,el 19 de octubre, el Señor irá en parihuela hasta la Santa Iglesia Catedral, donde se le realizará el Triduo correspondiente desde el 21 del mismo mes hasta el 23. El sábado 24 de octubre tendrá lugar el Solemne Pontifical presidido por el prelado de la ciudad, José Mazuelos, a la una de la tarde. Posteriormente, cuando el reloj marque las seis de la tarde, será cuando se ponga en marcha una procesión que contará con la colaboración de la Banda de San Juan Evangelista, la juveniel de Triana, y con el misterio completo de la hermandad del Miércoles Santo. La hermandad ha decidido poner papeleta de sitio para ambos traslados solemnes.
(Artículo publicado en LA VOZ, el 20 de septiembre de 2009. Foto: Cristóbal)

Planteo un debate

Todo esto viene porque se ha presentado la nueva dolorosa de la Hermandad del Soberano Poder, o lo que apunta de manera explícita su boceto. También viene al caso porque soy un enamorado del Cristo que ha realizado el mismo escultor, Romero Zafra, para Cádiz. No soy un estudioso de la imaginería cofradiera, tampoco un gran técnico sobre la escultura y el arte en general. Me apoyo más en comentarios de licenciados en Arte, y de grandes conocedores de la materia, así como de mi propio gusto personal, para afirmar que, salvo contadas excepciones, no me gusta lo que se ha hecho en la imaginería procesional de los últimos años en Andalucía.
No es cuestión de comparar tampoco con los grandes imagineros del XVII, o con los grandes genios que tuvimos en el siglo XX, con Ortega Bru o Sebastián Santos a la cabeza, pero donde también destacaban otros artistas como Buiza. Estilos distintos al de Duque Cornejo, al de José de Arce o Martínez Montañés, alejados de la grandiosidad de Juan de Mesa... Pero estilos personales, al fin y al cabo,
Nadie duda de que un Cristo es de Ortega Brú, por ejemplo. Te puede gustar o no, pero sabes que es de él. O que le han copiado, claro. Ya les digo, cuestión de gustos, de estilos, de preferencias, todas respetables, todas sin discusión. Pero me planteo, ahora que la Hermandad del Soberano ha presentado el boceto de su nueva dolorosa, si no sería el momento de corregir ciertos errores de juventud. Errores de falta de dinero, de falta de ideas y de criterios. Porque así se eligieron muchas de las imágenes titulares de nuestras cofradías más recientes, confiando en la pericia de quien trabajaba en serie, sin haber dado un gubiazo en su vida, por el simple hecho de que había realizado para Sevilla tal o cual misterio.
¿Qué son quince años en la historia de una cofradía? ¿Qué devoción puede coger una imagen en ese tiempo? ¿Qué circunstancias personales han podido rodear a la devoción de esa imagen para no poderla cambiar?
Ése es el debate que hoy planteo, si las cofradías de nuevo cuño no podrían aprovechar la oportunidad que la historia les presenta para cambiar de un plumazo su imagen titular, si ésta no tiene el suficiente arraigo o devoción consolidada, o si no cumple con unos mínimos de calidad artística contrastados. Por favor, que nadie se dé por aludido; por Dios, que nadie se sienta atacado, porque es una simple reflexión.
Tenemos en nuestras manos cambiar lo que será el futuro de nuestras cofradías, mejorar algunas de las imágenes de nuestra Semana Santa. Y parece que han llegado artistas capaces de conseguirlo. ¿Por qué no confiar en las inteligentes manos de estos nuevos escultores? ¿Por qué no dejar de un lado ciertos pensamientos arcaicos y reconocer que cuando se fundó tal o cual cofradía se hizo con las premuras del tiempo, con la necesidad acuciante de tener una imagen a la cual poder rezar? ¿Por qué no reconocer que nos pudimos equivocar, cuando no hay un respaldo de siglos por detrás?
Y quien no entienda este razonamiento, que se pase por la parroquia de la Granja, y vea el boceto de la nueva dolorosa de la cofradía. Y que me diga en mi cara si no le apetece tener un misterio completo del mismo artista. Y un San Juan... Y hasta el boceto de su propia madre si hiciera falta. Porque es buenísimo....
(Artículo publicado en LA VOZ, el 20 de septiembre de 2009. Foto: Juan Daniel Carretero)

domingo, 13 de septiembre de 2009

La pesadez del chicharrón

Les pido disculpas porque este artículo se lo tenga que dedicar a este analfabeto que se pone un alzacuellos para salir en los foros de internet. Les ruego disculpen si no les hablo del pregonero, del Vía Crucis, de la restauración de las Angustias o de la actividad que poco a poco va llenando nuestras casas de hermandad. Pero es que el chicharrón, desde chico, me da arcadas, no lo puedo soportar. Las mismas que me entraron cuando vi que un sacerdote, licenciado en teología, con puesto de cierta relevancia en la iglesia local gracias al ejercicio de su ministerio en la iglesia de San Marcos, decía literalmente que Martín y los Martin Boys, (sus costaleros, se lo aclaro) hacían daño a la Iglesia.
No debe ser muy inteligente “El Chicha”, que es como apodan a este ilustre sacerdote de nuestra ciudad, cuando afirmó que Martín Gómez hace daño a la iglesia. Y se queda tan ancho. Tan tranquilo, tan a gusto... Es miembro de Junta de Gobierno de la hermandad de la Cena, es capataz de varias cofradías de la ciudad, ha dedicado los últimos 25 años de su vida a difundir la devoción en Cristo y en María, sea en la advocación que sea, por todas las calles de la ciudad... Ese es el currículum cofrade de este caballero, y resulta que le hace daño a la Iglesia.
No contento con todo esto, el tipo con alzacuellos manchado dice que en el fondo le da igual la Iglesia, que sólo busca la estética (castigaremos a Miguel Angel por hacer la Piedad del Vaticano, tranquilo...), que busca bailar los pasos como en un circo y que es un sacapasos que ha tenido menos gente este año porque el paso es más chico.
Una retahíla de gilipolleces, con perdón de la palabra, que lo único que ha conseguido es que hasta yo me cuestione quién manda en mi Iglesia, a la que he defendido incluso en guerras perdidas de antemano. Una sarta de imbecilidades que no tendría ninguna importancia, si no fuera porque lo ha dicho un sacerdote bajo un nick indecoroso.
Y mi indignación crece y crece cuando este individuo escribe de nuevo otro comentario, con la misma cantidad de faltas de ortografía que el primero, en el que no sólo no rectifica, como seguro le habrán aconsejado, sino que mantiene su teoría mientras dice que las faltas de ortografía son provocadas para aumentar el número de lectores.
De todo esto saco varias conclusiones, desde luego. La primera, que si yo fuera alumno del ISCRA (Instituto Superior de Ciencias Religiosas Asidonense), donde me han dicho que imparte clases este analfabeto, me daría inmediatamente de baja, o solicitaría a quien corresponda que le diera por finiquitada su docencia hasta que aprendiera a escribir, que no es demasiado pedir para un profesor.
Lo segundo que se me vino a la cabeza es que si alguna vez le veo subido en el presbiterio de San Marcos, o de donde sea, este que está aquí dándole a la tecla se irá de la Iglesia, porque no creo en este tipo de sacerdotes. Creo en un presbítero íntegro, que dé confianza a sus feligreses, que los anime y apoye en las dificultades, y les exija rectitud en la oscuridad de la sacristía, y no en un foro de internet. Vamos, que lo que me vaya a decir desde cualquier plataforma no me interesa en absoluto, a menos que rectifique públicamente por sus actos. Y ahora que lo pienso, ni aún así.
Lo tercero que me vino a la cabeza es cómo está el clero, para que nos aferremos con fuerza a los que tienen más de 80 años, por miedo a los que tienen sólo 40 pero piensan como ellos.
Y lo cuarto que me vino a la cabeza mejor me lo callo, porque si no, me pondría a la misma altura que él... Y me darían arcadas.Las mismas que me ha producido leerte, Chicha...
(Artículo publicado en LA VOZ, el 13 de septiembre de 2009. Foto: blog de la Estrella de Dos Hermanas)